La Palabra de Vida

Reflexiones diarias en la Palabra de Dios

¿Cuáles son algunas de las causas de la depresión? – Depresión parte 6

Una de las lecciones que salen a la luz cuando leemos la historia de Job en su calamidad y posterior abatimiento, es que aquellas cosas que afectan a nuestro cuerpo (como la enfermedad y diferentes dolencias físicas) también afectarán a nuestra alma. Repito: aquello que afecta al cuerpo también afecta al alma. Pero el caso Leer más¿Cuáles son algunas de las causas de la depresión? – Depresión parte 6[…]

Job, un creyente que fue abatido para ser levantado! – Depresión parte 5

Nos preguntábamos ayer si encontramos en la Biblia ejemplos de creyentes que se hayan deprimido y cuál sería uno de ellos. Job fue uno de ellos. Y no dudaremos que este hombre, aún con todo lo que dijo y sufrió, fue un verdadero creyente, pues solo basta leer lo que Dios mismo dijo de Job: Leer másJob, un creyente que fue abatido para ser levantado! – Depresión parte 5[…]

¿Cómo identificar la depresión? – Depresión parte 4

En la parte anterior (parte 3) les anuncié que estaría el día de hoy hablando respecto a la composición del hombre, es decir si somos tres: cuerpo-alma-espíritu, o si solo dos: cuerpo-alma. Pero para no cambiar el tema principal he preparado un documento para quienes estén interesados en conocerlo. (Las instrucciones para obtenerlo están al Leer más¿Cómo identificar la depresión? – Depresión parte 4[…]

¿Por qué te desanimas, alma mía? – Depresión parte 3

¿Por qué te desanimas, alma mía? ¿Por qué te inquietas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún debo alabarlo. ¡Él es mi Dios! ¡Él es mi salvador! Dios mío, mi alma está muy abatida. Por eso me acuerdo de ti desde estas tierras del Jordán, desde los montes Hermón y Mizar. Salmo 42:5-6 A la Leer más¿Por qué te desanimas, alma mía? – Depresión parte 3[…]

Una casa eterna!

Es sorprendente observar los avances de la tecnología que dispone la arquitectura. Aunque las pirámides de Egipto entre otras muchas edificaciones del pasado merecen nuestra admiración por la inteligencia que Dios le ha dado a los hombres para construir, sin embargo hoy vemos edificaciones realmente sorprendentes por su formas, tamaños y lo complejo de ellas. Leer másUna casa eterna![…]

Depresión, ¿Es posible en el creyente? – parte 2

Señor, Dios de mi salvación, día y noche clamo en presencia tuya. Que llegue ante ti mi oración; dígnate escuchar mi súplica. Tan colmado estoy de calamidades que mi vida está al borde del sepulcro. Ya me cuentan entre los que bajan a la fosa; parezco un guerrero desvalido. Me han puesto aparte, entre los Leer másDepresión, ¿Es posible en el creyente? – parte 2[…]

¿Es posible la depresión en un cristiano?

Cual ciervo jadeante en busca del agua, así te busca, oh Dios, todo mi ser. Tengo sed de Dios, del Dios de la vida. ¿Cuándo podré presentarme ante Dios? Mis lágrimas son mi pan de día y de noche, mientras me echan en cara a todas horas: «¿Dónde está tu Dios?» Recuerdo esto y me Leer más¿Es posible la depresión en un cristiano?[…]

Un arma que vence el temor de ser injuriado

Hablando del temor, creo que uno de los temores que vienen a nosotros es aquel de ser criticado, malentendido o que nos atribuyan deseos o actitudes impuras o pecaminosas que ofenden a Dios, siendo todo ello falsas acusaciones. Injuriar, según dice el diccionario es: Ofender a alguien con hechos o insultos atentando contra su dignidad, Leer másUn arma que vence el temor de ser injuriado[…]

¿Qué sería de nosotros sin ella?

Ante nuestros temores: buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, recordar que el amor de Dios nos ha sido dado en Jesucristo y con él todas las demás cosas. Por tanto, el temor a Dios, el agradarlo a Él aún en medio de nuestros temores, nos dará la tranquilidad de saber que Él Leer más¿Qué sería de nosotros sin ella?[…]

Un temor que vence todos los demás temores

El amor de Dios en el cristiano es poder que vence su temor. Buscar primero un lugar en el reino de Dios acercándonos a Él por medio de la fe en Cristo, es el paso clave para ser liberados de nuestro mayor temor: la condenación eterna. El amor de Dios echa pues fuera tal temor Leer másUn temor que vence todos los demás temores[…]