El hombre cosechará lo que… Mala hierba (parte 5)

cosecharáAl descubrir la siembra de la cizaña, leemos en Mateo 13:28-30, 39 que  “los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; … la siega es el fin del siglo;”

Pienso en cuán grande habrá sido el asombro de los siervos del dueño de la finca, al escuchar que su señor no les permitió arrancar la cizaña, sino que, a cambio de ello, les mandó: “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega;”. Es decir, debían ellos permitir que el trigo creciera en medio de mala hierba y esto hasta que llegara el momento de la cosecha.

Una de las preguntas existenciales que mas frecuentemente se oye formular, y en las que muchos desgastan su vida buscando soluciones en ellos mismos, es: ¿por qué Dios permite tanta maldad en el mundo?, ¿hasta cuándo debemos coexistir con la maldad? ¿por qué Dios no arranca de una vez la cizaña y deja sólo el trigo?

Volvamos al principio…

Cuando Dios creó todo el universo lo hizo hermoso, perfecto y sin maldad ni pecado. Pero fue el hombre quien eligió la maldad y, rebelándose contra su Creador, desobedeció el mandato que se le dio en el paraíso, lo cual trajo sobre si la muerte, el dolor y la maldad. (El hombre cosechará lo que sembrare)

Génesis 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Desde allí el hombre prefiere todo lo opuesto a Dios. Ejemplo de ello es que el Salvador vino al mundo y los suyos no le aceptaron (Juan 1:11), por el contrario, prefirieron a un asesino llamado Barrabás, antes que al Autor de la vida de ellos y nuestra. Y como vimos en “Un campo para la mentira”, todo esto sucede porque el mundo es un campo fértil y dispuesto para todo aquello que se oponga a Dios, mientras que rechaza y se niega una y otra vez a la buena Semilla.

El hombre lo eligió!

Dicho de otra manera, ¿por qué el mundo está como está? (lleno de maldad, violencia, intolerancia, muerte, etc.) Porque eso fue lo que el hombre eligió cuando él mismo se rebeló contra su Creador. El hombre cosechará lo que sembró.

Y ¿porqué Dios parece no hacer nada? Pienso aquí en dos cosas:

Primero porque Él es Dios y nosotros sus criaturas.

Dios si esta haciendo. Dios como el Soberano del universo puede hacer (y de hecho así hace), como Él quiera hacer (Isaias 46:10). Él ha establecido un final para el mundo (“la siega es el fin del siglo”), y en sus manos están los tiempos de los hombres (Hechos 17:26).

Segundo, porque aunque Dios es el Soberano, también es lleno de misericordia!

Si hay maldad en el mundo, es porque el hombre es malo. Si fuera bueno, no habría maldad. Así que ver la maldad en el mundo debe llevarnos a buscar la solución en Dios y no en nosotros mismos que somos malos desde el nacimiento (Salmo 58:3). Dios está llamando al hombre a venir a Él por fe en su Hijo Jesucristo. El Señor sí arrancará la cizaña, pero sólo aquel día cuando se cumpla el tiempo por Él establecido (la siega, el fin del mundo).

¿Será pues el deber de los hombres quedarse en la discusión de por qué Dios permite esto o aquello? Pienso que no. Mas bien la espera y paciencia de Dios para no arrancar aún la cizaña, es que el hombre se arrepienta y obtenga así en Jesucristo la seguridad de alcanzar un mundo nuevo, libre de toda maldad, cuando Cristo vuelva y haga todas las cosas nuevas! (Romanos 2:4)

Fraternalmente, pastor Juan.

Reflexiones sobre: Mala hierba – parábola

WhatsApp chat Quiero recibirlas!