Dios ruega al hombre

Si leíste bien el título de esta reflexión quizá te sorprenda. Lo que he dicho, o más bien lo que quiero decir con ello, es que, repito: Dios ruega al hombre. (No es diferente, es verdad pues es lo mismo.) Parece que dicha expresión minara la soberanía y poder de Dios, o que minimizara a Dios. Pero no es así.

Aclaro: Dios es DIOS. ÉL es el Todopoderoso que puede hacer cómo ÉL quiera, dónde, cuándo y con quién quiera. Él es DIOS y no hay otro, lo repito. Sin embargo, ÉL también conoce la condición del hombre, el cual es completamente sordo para escuchar la voz de su Creador y en esa condición de sordera Dios ruega al hombre!

Sólo observa cómo Dios ruega al hombre:

Isaías 1:18–20 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho.  

Isaías 55:1–7 A todos los sedientos: Venid a las aguas; … Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; … Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.  

Mateo 11:28–30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Ezequiel 33:11 Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?  

Isaías 48:18 ¡oh, si hubieras atendido a mis mandamientos!

Luego, más adelante el apóstol Pablo, también haría eco de la manera en que Dios una y otra vez ha estado rogando y llamando al hombre a que se vuelva de sus malos caminos:

2 Corintios 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

Por medio de la revelación de Dios escrita (la Biblia) presentada fielmente por hombres pecadores perdonados, que exponen con fidelidad el mensaje de Dios, es Dios mismo quien esta rogando, suplicando para que los hombres se reconcilien con ÉL por medio de su Hijo Jesucristo.

Y antes que ver minar o menguar su soberanía y poder, apreciamos en sus ruegos y suplicas Su paciencia, Su compasión y Su misericordia, que a pesar de la necedad y terquedad de los hombres que no se vuelven a ÉL para tener en ÉL la vida eterna y la reconciliación con Dios, el mismo Dios de cielos y tierra ha tomado la iniciativa y sin cesar sigue llamándoles hoy.

Un día, Dios ya no rogará más! Un día Dios juzgará a vivos y muertos. Por tanto: como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

WhatsApp chat Quiero recibirlas!