El líder y su necesaria renovación

La palabra líder en el mundo esta de moda. Se programan encuentros dónde se promueve y se anima a otros a ser grandes líderes que influencien el mundo en diferentes áreas de la vida y el conocimiento y a diferentes niveles y alcance.

Sin embargo, aunque el encabezar o dirigir algún grupo de personas, ya sea éste pequeño o grande, es una de las metas de muchos hoy en día, no obstante pocas veces, sino ninguna, se les informa a los aspirantes de los grandes sacrificios, desilusiones y problemas que llegarán con ello.

El apóstol Pablo fue un gran líder en la iglesia, un hombre dotado por Dios de lo que hoy muchos quisieran (o quisiéramos) tener. Sin embargo, también necesitaba cada día la renovación de sus fuerzas para continuar. En su carta a los corintios, les escribió:

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.  2 Corintios 4:16

El líder y su necesaria renovación

Pienso que todos en alguna medida y forma, somos llamados a liderar o dirigir a otros. En diferentes medios o lugares, el hogar, la iglesia, el trabajo, etc. y existe siempre alguien o algunos que nos miran y esperan de nosotros la ayuda, la guía, la dirección, el consejo o simplemente ver nuestro ejemplo de vida.

Pablo, nos recuerda que el liderar siempre conlleva desgaste. Nuestros cuerpos físicos se van desgastando a tal punto que ya no podemos dar lo que antes. Sin embargo, como Pablo, todo cristiano, tiene en Cristo el poder de Dios que le renovará cada día las fuerzas en el hombre interior.

No importa dónde seas llamado a liderar y en qué medios. Recuerda que las fuerzas del creyente provienen de Aquel en el cual creyó: Cristo, él renovará las fuerzas! Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

Otras Reflexiones…

WhatsApp chat Quiero recibirlas!