¡Canta mientras peleas!

Dios tiene enemigos, y quienes sean enemigos de Dios lo serán también de Sus hijos. Por tanto, todo creyente en Cristo vive en una continua lucha, una batalla espiritual. Sin embargo, la batalla que libra el cristiano es una donde el Señor mismo pelea a favor de Su pueblo. Es la batalla de nuestro Señor!

Pero, ¿cómo podemos luchar la batalla del Señor? Veamos una manera que Dios nos ha dado.

En cierta ocasión, dice la Escritura, que a Su pueblo se le enfrentaron sus enemigos los amonitas, sirios y moabitas. Así que su rey llamado Josafat, dio instrucciones al pueblo para prepararse para la batalla. Y leemos:

Después de reunirse con el pueblo para ponerse de acuerdo con ellos, Josafat nombró a algunos para que, ataviados con sus vestimentas sagradas, cantaran alabanzas al Señor, mientras el ejército salía con sus armas. Y decían: «¡Demos gloria al Señor, porque su misericordia es eterna!» 2 Crónicas 20:21

La instrucción era sencilla y a la vez sorprendente, si se espera ser atacado por el ejercito enemigo: Se les mandó cantar alabanzas en medio de la batalla! ¡Cantar! El pueblo en medio de la batalla, debía entonar cánticos que exaltaran la grandeza de Dios y su abundante misericordia para con ellos. Sigamos leyendo:

Cuando los cantos de alabanza comenzaron a escucharse, el Señor puso contra los amonitas y moabitas, y contra los del monte de Seir, las emboscadas que ellos mismos habían tendido contra Judá, y acabaron matándose los unos a los otros. 2 Crónicas 20:22

¡Fue el Señor el que peleó en la batalla, cuando el pueblo se dispuso a alabarlo! El pueblo entendió que esa era la batalla del Señor, pues, si se ataca al pueblo de Dios, se ataca al Dios del pueblo!

¡Canta mientras peleas!

Gran salvación ha obrado el Señor, no solo para librar a su pueblo de sus enemigos, sino también para que su pueblo le alabe y recuerde que el poder es de Dios!

La batalla del cristiano es contra huestes espirituales de maldad, y cuando el pueblo de Dios le alaba confiando en Su poder, podrá esperar que Dios se levantará para pelear la batalla por su pueblo! 

Así que, cuando pelees la batalla espiritual que libramos todos los cristianos, no olvides ALABAR a Dios por Su gran poder y descansa en que Suya es la batalla y a Su pueblo traerá la victoria! Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

WhatsApp chat Quiero recibirlas!