Cuídate de la contaminación… visual!

Ayer en la reflexión ¿Cómo va quedando tu huella?, compartí sobre la necesidad de hacer una pausa en nuestro caminar para evaluar cuál es el ejemplo o huella que estamos dejando a otros y que de seguro algunos, sino muchos, intentarán seguir.

Pero no sólo debemos revisar nuestro camino o andar, sino que también necesitamos asegurarnos de qué ven nuestros ojos. Dice la Escritura:

Tus ojos miren lo recto… Proverbios 4:25

Cuídate de la contaminación… visual!

Hoy mas que antes, vivimos en una generación muy visual. Se le da gran importancia a las apariencias o al aspecto físico o estético de las cosas. Los almacenes y negocios pagan por ser asesorados en su diseño y la forma de presentar sus productos, esperando asegurar mayores ventas y utilidades.

La vanidad del hombre y la mujer esta mucho más marcada hoy que antes. Y ni qué decir de la manera en que se ofrecen ciertas prendas de vestir exhibiendo el cuerpo e incitando a la lujuria, la infidelidad y otros tipos de inmoralidades. Y cuánto más en los medios tecnológicos y de comunicación.

La Escritura nos advierte que con mayor razón hoy, el cristiano necesita consagrarse con todo su ser a Cristo y ello incluye sus ojos, lo que mira. Tus ojos miren lo recto, … Así como en el Edén llegó el pecado luego de que vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos (Génesis 3:6), así también hoy, el mundo sabe que por los ojos puede tentar al cristiano.

Considere, pues, el cristiano, sus ojos como un instrumento por el cual ha de agradar también a Dios en todo lo que mira. Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

Otras Reflexiones…

WhatsApp chat Quiero recibirlas!