Lealtad en la práctica

Una de las historias más recordadas por el pueblo cristiano es la historia de Daniel. Un joven del pueblo de Dios, que habiendo sido llevado cautivo por los enemigos, los babilonios, tomó la decisión de no comer de la ración del rey.

Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos;  Daniel 1:8-9

Daniel propuso en su corazón…

Lo primero que notamos es la decisión: Daniel propuso en su corazón, a no participar de los alimentos y del vino que consumía el mismo rey que le había llevado en cautiverio. Negarse al rey podría causarle la muerte, sin embargo, Daniel lo hizo con valor porque estaba en juego el Nombre de Su Dios.

Al palacio del rey llegaban las mejores carnes y los mejores vinos. Pero tales carnes llegaban luego de ser ofrecidas en los templos a los dioses falsos. Por su parte el vino no venía de mejor origen, ya que estos también se ofrecían ante los dioses.

Así que lo que allí estaba en juego no era un simple asunto ni de gustos culinarios, ni tampoco se trataba de cumplir ciertas dietas para una vida saludable. Lo que estaba en juego era la lealtad de Daniel a su Dios. Por tanto, Daniel propuso en su corazón no contaminarse.

¿Y cuál fue la respuesta de Dios ante la lealtad de Daniel? Y puso Dios a Daniel en gracia…

Fue justo después de que Daniel se propusiera ser fiel a su Señor, que tanto él, como sus otros tres amigos que con él estaban, pudieron ver y gozar de la gracia del Señor con ellos.

Creo que aquella acción de Daniel, nos recuerda que de manera práctica, nos levantemos hoy ante un mundo que insiste en elevar sus dioses falsos y pretenden que nosotros mismos, los cristianos, nos dobleguemos ante ellos.

Necesitamos rogar al Señor para que nos de el valor para proponernos no contaminarnos con tanta idolatría a que hoy nos enfrentamos, y la confianza de que su gracia estará con sus fieles. Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

Otras Reflexiones…