La Persona Indispensable En Todo Matrimonio

El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer. Delante de Dios ellos se convierten en uno, ya no son dos. Sin embargo no se anulan las personalidades individuales, como tampoco sus funciones particulares. Pero para el debido cumplir de sus funciones, requieren ser capacitados para ello.

El texto que estaremos viendo en los próximos días, comienza con un llamado al sacrificio mutuo ocupándose cada uno por las necesidades de la otra persona, antes que por las propias. El texto dice:

Someteos unos a otros en el temor de Dios. Efesios 5:21

Esta disposición también tiene que ver en nuestras relaciones con otros. Sin embargo, dado que el texto lo hallamos previo a las instrucciones para el matrimonio (Efesios 5:22-33), entonces señala de manera especial que este sometimiento mutuo es necesario en la relación conyugal igualmente.

Pero, ya que por naturaleza buscamos nuestro beneficio o bien y no el de los demás, ¿Cómo es esto posible? ¿Qué tiene que suceder en cada uno para que nos dispongamos a buscar el bien del otro?

La Persona Indispensable En Todo Matrimonio

Versos antes, la Palabra dijo:

… sed llenos del Espíritu,… Efesios 5:18b

La tercera persona de la trinidad de Dios, el Espíritu Santo, es La Persona Indispensable En Todo Matrimonio. Una de las funciones del Espíritu, es capacitar al cristiano para hacer conforme a la voluntad de Dios. El cristiano por si mismo no puede pues, aunque su espíritu está dispuesto sin embargo quedan aún en él residuos de pecado que se oponen a hacer lo que Dios desea.

La unión conyugal traerá a nosotros no solo deleite y gozo sino también luchas aún con nosotros mismos y nuestros deseos. Es allí donde el ser llenos del Espíritu será indispensable para toda buena relación. Y aunque todo aquel que por la fe ha sido unido a Cristo es ahora templo del Espíritu, sin embargo necesita buscar más de ÉL haciendo uso de los medios que nos fueron dados.

Es responsabilidad de cada cónyuge, no solo acudir a Cristo para ser morada del Espíritu sino, buscar más la presencia del Espíritu en su vida para una vida conyugal que honre a Dios. Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan