¿Qué hacer si mi esposo no es cristiano?

La convivencia en lo que se ha llamado un matrimonio mixto, es decir uno donde un cónyuge es creyente pero el otro no lo es, trae muchas luchas y desilusiones y más cuando el creyente no atiende las instrucciones de Dios para este caso en particular.

¿Qué hacer si mi esposo no es cristiano?

El Señor nos ha dejado instrucción especial sobre este asunto y parte de ella la tenemos en la primer carta del apóstol Pedro. A las esposas con esposo reacio o indiferente al evangelio, el Espíritu con su Palabra les dice:

Así también ustedes, las esposas, respeten a sus esposos, a fin de que los que no creen a la palabra, puedan ser ganados más por la conducta de ustedes que por sus palabras cuando ellos vean su conducta casta y respetuosa. 1 Pedro 3:1-2

El Señor ha mostrado su misericordia con matrimonios mixtos al dejar su guía al respecto. Pero quiero aclarar que no hablamos de casos donde el cristiano se casa con un incrédulo. Lo que estamos considerando son los casos dónde un hombre y una mujer no creyentes primero se casaron y luego de pasar un tiempo, uno de los dos llega a la fe en Cristo.

La cantaleta no ayuda mucho

Una de las quejas que con frecuencia se escucha por parte de los esposos no creyentes respecto a sus esposas cristianas, es:

“Ella me hecha mucha cantaleta. Todo el tiempo me dice que lea la biblia. Que vamos a la iglesia, que no haga esto, que no haga aquello, que sea como el hermano fulano… etc…. ”

Dice el diccionario que cantaleta es, por lo menos para los colombianos: Regaño con el que los padres suelen corregir las actitudes de sus hijos y que estos suelen no tomar en consideración. O, repetir las cosas con mucha insistencia.

Es decir que las esposas cristianas que cantaletean a sus esposos no cristianos, les tratan como si de niños desobedientes de la casa fueran! Y lo cierto es que esto de nada les ayudará en su buen propósito de que ellos vengan al evangelio. De hecho, la cantaleta puede llegar a ser considerada por sus esposos como una falta de respeto. Ser cantaletosa habla más mal del evangelio que bien.

Entonces, ¿Qué hacer? A las esposas en tal condición, la instrucción del Señor es:

Una buena conducta es mejor que muchas palabras 

Lo mejor que puedes hacer es reflejar el Evangelio con tu conducta más que con tu cantaleta. El asunto es de respeto. Pedirle a los hombres que no hablen mucho, en mi opinión es más fácil que pedirle lo mismo a una mujer. Así que de seguro será un gran esfuerzo de la esposa que, por respeto a su esposo, evitará el sermonearlo con el Evangelio y a cambio de esto se lo mostrará con su conducta.

Dice la Escritura que todo tiene su tiempo, todo tiene su momento, su ocasión, su manera. Es necesario que la esposa creyente se mantenga en oración y ruego al Señor por la salvación de su esposo, como también pedir sabiduría de Dios para saber dónde, cómo y cuándo será el mejor momento para hablarle una palabra acerca de su fe en Cristo. 

Es la conducta íntegra, fiel y respetuosa de la esposa creyente, la que tendrá un mayor efecto en su esposo no creyente. Y, aunque el Señor no promete su conversión al Evangelio, tal esposa vive tranquila al saber que a Cristo obedece. Clic para tuitear

Fraternalmente, pastor Juan

Suscripción