Los hijos de Dios son: Libres del Pecado – (parte 3)

Luego de que Cristo liberta del pecado al hombre, a este le es dada también la capacidad para alcanzar su propósito: vivir para Dios sirviendo a la justicia, es decir conforme a todo lo que agrada a Aquel que le salvó. Pero ¿cuales son algunos resultados de nuestra libertad? “Mas ahora que habéis sido libertados Leer másLos hijos de Dios son: Libres del Pecado – (parte 3)[…]

Pecar es todo un proceso

Los pecados que cometemos, no lo hacemos de improviso o sin antes haberlos concebido y deseado en nuestros corazones. El pecar es todo un proceso. Un proceso que inicia en nuestra mente o corazón y luego, habiendo afectado la voluntad, llega a consumarse. Esto dice la Palabra de Dios en Santiago 1:14 …cada uno es Leer másPecar es todo un proceso[…]

Tropiezo a la maldad

Continuando con el capítulo 3 de Ezequiel, vemos la responsabilidad del profeta como también el deber de los hombres de responder ante las advertencias de Dios. En el verso siguiente vemos que también el justo debe ser advertido en su conducta: Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo Leer másTropiezo a la maldad[…]

Seamos inflexibles!

Sé que una de las palabra en boca de hoy, es flexibilidad. En muchos aspectos el mundo llama a los suyos y osadamente también al cristiano, a ser personas flexibles ante toda situación. ¿Por qué? Porque identificarnos como personas flexibles provocará una mayor aceptación por parte de muchos. Ser inflexible es ser un tozudo. La Leer másSeamos inflexibles![…]

La separación comienza en el corazón

Ser santos, así como nuestro Dios es Santo. Esa es la medida puesta por el Señor para sus fieles. Una medida por cierto muy alta para quienes sufrimos con una constante lucha contra el pecado (porque ciertamente esa es la vida de todo cristiano) Sin embargo, aunque la medida sea alta, no por ello el Leer másLa separación comienza en el corazón[…]

vid verdadera

Lo que falta para que el fruto abunde! – (Fruto del Espíritu – parte 5)

Brevemente hemos reflexionado sobre el fruto del Espíritu Santo, y lo hicimos a fin de auto-examinarnos conforme observemos la manifestación de dicho fruto en nosotros. Sin embargo, siendo honestos, cada vez que nos examinamos a nosotros mismos, e incluso le sucede al cristiano más fiel, nos queda un desaire o decepción al observar lo mucho Leer másLo que falta para que el fruto abunde! – (Fruto del Espíritu – parte 5)[…]

pensamientos

¿Cómo hacer con mis malos pensamientos?

Hace un par de días, una creyente me preguntó “¿Cómo hacer para no pecar con mis pensamientos?”. Lo cierto es que ésta es una de las luchas del cristiano: ¿Quién no ha pecado en sus pensamientos? ¿Quién no ha imaginado lo prohibido? La misma Palabra declara que todo hombre peca en sus pensamientos desde el Leer más¿Cómo hacer con mis malos pensamientos?[…]